domingo, 22 de junio de 2014

UNAS PALABRAS SOBRE LA REFORMA FISCAL (por ALBERTO GARZÓN)

El pasado viernes, cuando el gobierno anunció su reforma fiscal, pensé que debía escribir algún artículo dando mi opinión acerca de la misma. Sin embargo, esta mañana he oído una intervención de Alberto Garzón en el programa La Sexta Noche que me ha parecido tan precisa y acertada que me parece mucho mejor compartir directamente sus palabras. Aquí las tenéis:
Cuando analizamos la subida o la bajada de impuestos, tenemos que tener en cuenta a quién beneficia, porque si no, nos quedamos en la superficie, en la epidermis del problema. Vamos a poner un ejemplo: hay un mínimo exento que está en torno a 11.200 €, eso quiere decir que si uno gana 11.200 € o menos no paga impuestos. Por lo tanto, esas personas, que son más de once millones de españoles, no van a notar la reforma fiscal, porque no pagaban impuestos y van a seguir sin pagarlos. Por lo tanto, para ellos esta reforma fiscal es totalmente inefectiva. Si uno cobra 15.000 € se va a ahorrar en torno a 100 o 200 €, pero si cobra más de 300.000 € se ahorra 3.000 €. Yo creo que en la diferencia se nota para quién está diseñada la reforma fiscal.
Y claro, cuando bajamos los impuestos en su conjunto eso repercute en un deterioro de la calidad de los servicios públicos, porque alguien que cobre 15.000 € puede decir: “bueno, es poco pero por lo menos tengo 200 € más en el bolsillo” ¡Cuidado! Porque ese dinero, y sobre todo el de los ricos que van a dejar de pagar sirve para financiar la sanidad pública y la educación pública, y por ejemplo en Madrid las tasas universitarias han subido hasta 600 € como resultado de los recortes. Entonces, tú puedes tener 200 € en el bolsillo pero cuando mandes a tu hijo a la universidad vas a tener que pagar 600 €. El truco es, claramente, que te vas a empobrecer y que quien se va a beneficiar es ese rico que ha ahorrado 3.000 € y tiene suficiente dinero para mandar a su hijo a la universidad privada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada